Translation

AIFOS en Edificio MediaTIC

Oficinas

Description

Services

  • Superfície: 180 m2
  • Localización: Barcelona
  • Fecha: 2010
  • Fotos: José Hevia
  • En la segunda planta del conocido edificio Media-TIC proyectado por el estudio Cloud-9 diseñamos un espacio de oficinas destinado a empresas dedicadas a la tecnología. La imponente edificación se encuentra emplazada en el barrio del 22@ dentro del distrito de Poblenou de Barcelona. En la esquina orientada a norte se sitúa el ‘box’ o compartimento motivo de la intervención y en el que un pequeño espacio exterior adyacente a la privilegiada esquina acristalada, al igual que el resto de los forjados de todas las plantas, queda suspendido de unos inmensos pórticos cuya monumental presencia hace pensar de manera inevitable en las referencia a un mundo constructivo muy tecnificado. El resto de la preexistencia que nos encontramos ofrece una restrictiva normativa de intervención impuesta por la propiedad del edificio: tanto los pavimentos y falsos techos técnicos de color gris como las mamparas y vidrios de separación con el pasillo central de la planta y obviamente la fachada no pueden ser modificados de ningún modo por el proyecto de adecuación de los nuevos espacios de trabajo. Así pues disponemos únicamente de dos planos perimetrales que nos permitan una libre intervención: el largo tabique de cartón-yeso que separa el ‘box’ diseñado respecto del contiguo y una pared de bloque de hormigón ligero tras la que pasan algunas de las instalaciones del edificio. La propuesta proyectual queda definida mediante una serie de intenciones bien claras: 1. Adueñarnos de la preexistencia ofreciendo variaciones a la misma que cualifiquen el lugar, entendiendola como aquello también más allá de los límites del interior; 2.Trabajar por contraste al gris de pavimentos y techos, que eran mayoría en superficie; 3. Ocupar el centro del espacio con pocas pero grandes piezas de mobiliario que articulan las estancias sin llegar a compartimentarlas; 4. Liberar el perímetro mayoritariamente utilizando el margen surgido para crear circulaciones alternativas a la del eje principal; 5.Utilizar la fachada para ubicar, siguiendo su mismo ritmo y despiece, los despachos cerrados que exige el programa de usos, y a su vez mantenerlas transparentes casi en su totalidad. El proyecto procura un nuevo orden paralelo al ya existente en los interiores del edificio. Surge como una nueva célula que se deriva de la mayor, sin darle la espalda pero mostrándose autónoma a la vez. Los nuevos paramentos divisorios se construyen, como sucede en todo el edificio, mediante unos bastidores de madera. Algunos de ellos se disponen, a su vez, sobre la pared de cartón yeso enfrentados o contiguos al sistema u orden general encontrado. Éstos ‘biombos’ contienen lamas de madera horizontales que crean nuevos ritmos y que además alojan unas pocas luces tamizadas con filtros de color que se contraponen al sistema de iluminación asumido por el techo técnico original y a los tonos de luz verdosos provinientes del pasillo central, fuera del ‘box’. Los despachos adosados a la fachada toman la marcada presencia de la junta negra vertical entre los vidrios de la misma para continuar en as carpinterías metálicas que los cierran. Tras el pequeño ‘office’ de la sala de reuniones se escamotean las dependencias para los servidores y parte del almacén. En definitiva se trataba de dejar caer en el espacio dado unas nuevas geometrías, que con un esmerado diseño conformasen un mobiliario que pretende ser más urbano que doméstico y a su vez más doméstico que de trabajo; pero sobre todo que fuese capaz de convivir con las maravillosas visuales sobre el Museo ‘Can Framis’, con su mágico bosque y por supuesto con su antigua chimenea.